Terceros en edad, primeros en reciclar: siete historias sobre los ‘mayores’ embajadores del reciclaje

mujer reciclando principal

Joaquín Mata, 76 años

Participante de Terceros en edad, primeros en reciclar en el Centro Zona Sur de Logroño (La Rioja)

“Me llevo muy bien con la trabajadora social y el director, así que me dijeron que me tenía que apuntar sí o sí a las actividades porque yo siempre he reciclado. Hemos reducido nuestra generación de residuos. Antes, en mis tiempos jóvenes, lo hacíamos igual pero sin llamarlo reciclaje. Creo que podemos aportar mucho a los jóvenes que vienen a vernos: esto no es de un solo día, hay que mentalizarlos para que al día siguiente no digan ‘bah, lo dejo’. Les hemos enseñado a hacer macetas con CDs, pelotas de papel y lana, zancos con latas, cestería con periódicos y revistas… También visitamos juntos una planta de reciclaje y fue una gran experiencia. Estoy encantado porque los que estuvieron conmigo ahora me ven por la calle, me saludan y me cuentan que gracias a mí han empezado a reciclar más en casa. Tienen que coger un poquito de los mayores, lo mejor, porque cuando les decimos algo no es para echarles la bronca, es por su bien para que el día de mañana el mundo esté mejor.

Ana María de la Concepción, 75 años

Participante de Terceros en edad, primeros en reciclar en el Centro Zona Sur de Logroño (La Rioja)

“Yo empecé a reciclar hace diez años. Me preocupan muchísimo los microplásticos y estoy muy interesada en saber cómo evitarlos. Una de las cosas que más me repudian es ver que la gente tira la basura sin separar y sin llenar bien las bolsas. Antes utilizabamos muchas cosas del campo y mi madre me hacía juegos con latas de conserva y botellas. Ahora ya poco hay de eso, los niños con estudiar tienen bastante. A mi centro vinieron de visitas niños de primaria de un colegio cercano para pasar el día juntos aprendiendo sobre el reciclaje. Yo les enseñé a procurar no tirar mucho papel y mirar dónde poner los envases. Tienen que dejar de consumir tanto y reciclar todo lo que puedan. Da miedo salir al supermercado porque están llenos de gente comprando grandes cantidades de alimentos. No hace falta consumir tanto para vivir. Hace tiempo que tendríamos que haber cambiado”.

Ana Luisa Martos, 80 años

Participante de Terceros en edad, primeros en reciclar en el Centro General Dávila (Cantabria)

“Yo siempre he reciclado. Me enseñé a mí misma porque es una cosa muy buena para el mar, los ríos y los prados. Separo los papeles a un lado y los envases de plástico, bricks y latas al otro. La ropa que no uso, la dono. En el centro también reciclamos con los contenedores que nos han puesto con Terceros en edad, primeros en reciclar. Hasta hicimos un concurso para ver quién sabía más de cómo se separan los residuos y también muchas actividades sobre reutilizar. A mis nueve nietos no tengo que enseñarles porque ya les enseñé yo a sus padres y saben lo que hacer. Si lo ven en casa, lo aprenden: tienen que tener conciencia de que reciclar es bueno para el medio ambiente y que hay muchas cosas a las que se les puede dar una segunda vida”.

Rosaura Rodríguez

Directora del Centro de día General Dávila (Cantabria)

“Cuando Ecoembes se puso en contacto con el centro lo primero que hizo fue formar a toda la plantilla y luego hacer un análisis de qué residuos producíamos, cómo los estábamos gestionando e incluso a tirarnos un poquito de las orejas, como debe ser. Nos instalaron unos contenedores para reciclar, especialmente los residuos plásticos que son los que predominan al utilizar barquetas para la comida, yogures y otros tipos de envases. También lo hemos llevado a nuestros servicios a domicilio, de atención a la dependencia, repartiendo folletos informativos y pequeños consejos sobre el reciclaje. Es maravilloso cómo se han acercado a los usuarios a través de actividades, concursos y manualidades: el mensaje caló muy rápido y, a día de hoy, siguen llevándose todo lo aprendido a casa. Los mayores han conocido otro medio ambiente, saben que es importante cuidarlo, lo que les convierte en los mejores embajadores para el resto de generaciones”.

Lorena Olivera

Ex jefa de la Sección de Envejecimiento Activo en el Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia (SEPAD)

“Ya veníamos trabajando en la línea del medioambiente con la Consejería de Agricultura cuando Ecoembes se puso en contacto con nosotros y no dudamos. Nuestros mayores llevan en la sangre el campo y la relación del pueblo con los entornos. Por eso tienen una gran conciencia con el medioambiente. Es necesario fomentar esa cultura del reciclaje que ya tienen por haber vivido toda su vida con una economía de subsistencia y carestía. Creo además, firmemente, en el poder prescriptor de los mayores a otras generaciones y entre sus iguales. Tienen mucha empatía porque quieren dejar un mundo mejor: su conversación funciona mucho mejor que una charla de un profesional durante un día. Las actividades han servido para hacer frente a la soledad de muchas personas mayores que quieren seguir sintiéndose activas y ser partícipes de la sociedad. Hemos aprendido que, cuando se empoderan, su imagen social cambia y eso es esencial para generar sociedades mucho más sostenibles y equitativas. Tenemos la obligación de darles un lugar preponderante en la sociedad”.

Jesús Arzubialde

Maestro de primaria en la escuela CEIP Las Gaunas (Logroño), participante en el proyecto Terceros en edad, primeros en reciclar

“En los últimos años hemos realizado muchísimas actividades con el centro de mayores del barrio y, en ese mismo marco de confianza y complicidad que hemos elaborado, también llevamos a cabo el proyecto de Ecoembes uniendo al alumnado y los mayores en actividades como gymkanas o manualidades con objetos reciclados. Creemos que el enriquecimiento mutuo que se produce entre mayores y pequeños es fantástico: los niños están en contacto con la realidad de los mayores; y los mayores, indudablemente, pasan a sentir el hoy y a gozar de la alegría y la frescura de los niños y niñas. Vivimos en un mundo en el que los jóvenes ya son poquitos en comparación con los mayores y, por eso, tiene tanto sentido la transmisión del conocimiento a las generaciones más recientes, más acostumbradas al mundo digital”.

Begoña de Benito

Directora de Relaciones Externas y RSC de Ecoembes

“La cultura del reciclaje y el medioambiente es una cultura inclusiva. Todos cabemos y todos tenemos el deber de estar. Desde Ecoembes nos hemos querido acercar de una manera integradora, escuchando a los mayores, sus gustos y necesidades y diseñando actividades muy enfocadas hacia la vida activa, la participación y, sobre todo, la conversación intergeneracional: juntar a diferentes generaciones y que se complementen con conocimientos es muy enriquecedor para la sociedad. Además, empoderar a las personas mayores en el reciclaje es esencial por dos motivos: primero, porque por su contexto histórico llevan muy interiorizada la ecología doméstica y, segundo, porque una de cada cinco personas son población senior en nuestro país, lo que les convierte en una gran fuerza deseosa de que contemos con ella. Lo más destacable de Terceros en edad, primeros en reciclar es que ha crecido de forma muy colaborativa, muy natural: nosotros abrimos las puertas y los mayores se convirtieron en protagonistas activos, diseñando incluso sus propios proyectos para aplicarlos en los centros”.

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
¿Qué son las empresas sostenibles?
Leer más
Materiales reciclables y su uso
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba