¿Reciclar no sirve para nada?

Existen muchos mitos del reciclaje: que no es sostenible, que se mezcla todo en los camiones, que no merece la pena… ¿Para qué sirve reciclar? ¿Qué ventajas tiene? Reciclar sirve, y sirve mucho: es el primer paso de una cadena que cuida el medio ambiente y mejora las condiciones de vida de la población.

En España hay 390.611 contenedores amarillos para envases y 224.945 contenedores azules para papel y cartón que funcionan las 24 horas, los 365 días del año. Además, hay 44.072 puntos de reciclaje en localizaciones como estadios deportivos, oficinas o lugares de ocio. Ocho de cada diez españoles tiene un cubo para separar envases en casa y el 92,5% de los ciudadanos asegura que el reciclaje ayuda al medio ambiente. Por lo tanto, reciclar, además de ser necesario, está al alcance de todos.

La cadena de reciclaje empieza con los residuos que generamos en hogares, comercios, industria, etc. La separación de residuos, su recogida y gestión tiene un papel fundamental en la sostenibilidad a corto, medio y largo plazo.

Por qué debemos reciclar

En 2019 se reciclaron 1.505.661 toneladas de envases. Gracias a ello, se ahorraron 1,5 millones de toneladas de materias primas, se evitó la emisión de 1,67 millones de toneladas de CO2, se ahorraron 6,36 millones de MWH y 20,74 millones de metros cúbicos de agua.

Es decir, gracias a la separación y el reciclaje de residuos, además de ahorrar en bienes como energía o agua, se evitan altos niveles de contaminación y, lo que es más importante, se evita el uso de materias primas. Gracias a que se da una segunda vida a los residuos reciclados, necesitamos una menor explotación de recursos primarios.

Cómo reciclar

Para que el material reciclado llegue a buen puerto es importante conocer los contenedores de reciclaje y separar los residuos de manera adecuada. Los envases (latas, bricks y envases de plástico) irán siempre al contenedor amarillo, el papel y cartón al contenedor azul, los envases de vidrio al contenedor verde, los residuos orgánicos al contenedor para materia orgánica y cualquier otro residuo, dependiendo de su composición, deberá depositarse en el contenedor de restos o, en su defecto, en los puntos limpios gestionados por cada municipio.

Una vez los ciudadanos han cumplido su parte, los ayuntamientos se encargan de llevar cada residuo a las plantas de tratamiento, selección y reciclaje, que posteriormente se encargarán de convertirlos en materiales reciclados con una segunda vida.

El proceso de reciclaje es una cadena en la que todos somos importantes y formamos parte de esta cadena. Además de separar los residuos, debemos reducir la cantidad de basura que generamos, con pequeños gestos. Por ejemplo, cuando bebas agua, emplea botellas reutilizables; cuando vayas a comprar, llévate bolsas de tela para la fruta; sustituye las pajitas de plástico por pajitas de madera o metal, o directamente no las utilices si no es necesario. Con pequeños gestos hacemos un gran impacto sobre el medio ambiente, ¡no lo olvides!

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
Cómo se clasifican los residuos
Leer más
Los 10 mitos del reciclaje
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba