Plantas de selección de residuos, ¿Qué pasa después?

plantas de selección de residuos

Cuando una persona deposita algún desperdicio en los contenedores de reciclaje sabe que está haciendo lo correcto, pero en muchas ocasiones desconoce todo el proceso que sigue después, como por ejemplo, que el camión lleva el contenido a las plantas de selección de residuos y después a la de reciclaje.

Por eso, desde que tiras un envase al contenedor amarillo o cualquier tipo de papel y cartón al contenedor azul, el proceso para el reciclado es bastante largo aún.

Hay que tener en cuenta que los envases se llevan del contenedor a las plantas de selección de residuos. Allí, primero se depositan en una zona de recepción y a través de una cinta transportadora, los trabajadores comienzan a realizar un proceso de selección, eliminando lo que se ha tirado mal, y después dividiendo los distintos materiales: metal, envases o briks.

Los envases metálicos se criban mediante una separación magnética con unos imanes de acero y aluminio, y los plásticos con separadores ópticos. Una vez que están diferenciados,  se comprimen los materiales seleccionados en balas y se mandan a las plantas recicladoras, donde se les dará una segunda vida al producto, como por ejemplo piezas de automóvil, tuberías, fibras textiles…

Como detalle curioso debes saber que el papel y cartón que tiras en el contenedor azul, va directamente a la planta de reciclaje sin necesidad de una recogida selectiva.

La función de la planta de reciclaje

Después de terminar el trabajo en las plantas de selección se envía a la planta de reciclaje.  Estas están diseñadas para que la separación de los residuos que les llegan sea rápida y eficaz.

El proceso comienza cuando se abren las balas para alimentar la planta de separación, que consta de tres ópticos. Allí se realiza una selección manual de los residuos, lo que no es polietileno se rechaza y lo que sí es se mantiene en la línea y una segunda separación automática por color. Una vez que ya se ha realizado este proceso se lavan, se trituran y se extruyen para obtener el material con el que se fabrican nuevos productos 100% reciclados.

Un dato que hay que destacar es que en 2019 se reciclaron 1.505.661 tn. de envases y 631.683 toneladas de cartón a los que se les dio una segunda vida, y todo gracias a los 37 millones de españoles que cada día reciclan los envases.

Cuidado del medioambiente

La innovación está presente en todo el ciclo del envase: desde la prevención y el ecodiseño, hasta la transformación en producto final y su puesta de nuevo en el mercado. Así se consigue que el modelo sea eficaz económica y ambientalmente, y perdure en el tiempo.

Todo este proceso se realiza con un mínimo impacto medioambiental en el que se ahorra energía, agua, emisiones de CO2, reducción de vertederos y además como otro aspecto positivo, se crea empleo.

Fuente:

https://www.lasexta.com/noticias/sociedad/la-metamorfosis-del-plastico-asi-funciona-una-planta-de-reciclaje_201907165d2e3d410cf2d5cda36a7de2.html

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
¿Qué son las empresas sostenibles?
Leer más
Materiales reciclables y su uso
Leer más
¿Qué tipos de reciclaje existen?
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba