¡Las bridas reutilizables ya son una realidad!

Recordemos que las bridas, también conocidas como flejes, son un elemento de sujeción comúnmente empleado para agrupar cables, pero con muchas más utilidades todas ligadas a la unión y atado de objetos, de hecho, actualmente se fabrican muchos modelos diferentes con características específicas que los hacen adecuados a unos usos concretos. 

Ahora que ya sabemos qué es una brida, vamos a analizar cómo se usan. Pues bien, estos elementos se aprietan a mano introduciendo uno de sus extremos por un orificio que está en el extremo contrario y que no permite el retroceso del mismo. Una vez realizada esta operación se corta el trozo de brida sobrante. Es decir, una vez apretada no se puede aflojar de ninguna manera, o al menos así han funcionado todas hasta ahora. Por lo tanto se trata de un producto con una vida útil no muy larga y de un solo uso. 

La gran mayoría son de plástico y, aunque es cierto que existen alternativas metálicas, el uso generalizado de estas se centra en el primer tipo. Esto, sumado a su carácter desechable, las convierte en una fuente de residuos que podríamos evitar si usáramos alternativas reutilizables que ya existen. 

Desde hace unos años varias empresas fabrican y comercializan bridas reutilizables, las cuales son mucho más respetuosas con nuestro planeta y generan un menor impacto medioambiental. La cantidad de bridas de un solo uso que podemos ahorrar es innumerable ya que nos evitamos usar una desechable cada vez que necesitemos utilizar este elemento. Son muy útiles por ejemplo para agrupar cables que no tienen que moverse después de que se hayan instalado. 

La gran parte de bridas reutilizables se fabrican en plástico y se trata de una alternativa de mayor sostenibilidad por la cantidad de recursos naturales que ahorramos durante su fabricación en comparación con las bridas convencionales. También cabe destacar el ahorro de emisiones de CO2 derivadas del transporte de las mismas. 

Tipos de bridas reutilizables 

A la hora de elegir el modelo que mejor se adapte a cada necesidad debemos tener en cuenta diferentes factores como su finalidad, el material del que están hechos o su funcionamiento. Os vamos a mostrar algunos de los tipos de bridas reutilizables más utilizados: 

De Nylon: Se trata de la versión reutilizable de las bridas estándar, son prácticamente idénticas salvo por la cabeza de la misma, la cual tiene una lengüeta que al presionarla libera el diente y permite sacar el cuerpo cuando quieras pudiendo así utilizarla tantas veces como quieras. 

De bolas: Estas tienen todo el cuerpo formado por bolitas que permiten anclarlas al ojal de la cabeza. Se liberan desanclando la bola del ojal y hay algunas que traen dos para poder sujetar dos partes. 

Textiles: Son las más recomendables para agrupar elementos delicados, tales como cables de fibra óptica. Al estar hechas de un textil adherente solo hay que insertar la punta de la brida en la cabeza y en lugar de anclarse se adhiere haciendo un efecto velcro.  

Utilizar bridas reutilizables puede ser un pequeño gesto más con el que ayudar a nuestro planeta, los pequeños detalles marcan grandes diferencias. Invertir por productos reutilizables, es una apuesta por la sostenibilidad. 

Fuentes: 

Bridas reutilizables: tipos y aplicaciones 

Bridas, abrazaderas, bridas metálicas, bridas de plástico y reutilizables 

Categorías
Volver a las noticias

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba