¿Dónde se tiran las pelotas de tenis?

Dónde se tiran las pelotas de tenis

¿Donde se tiran las pelotas de tenis y pádel cuando están viejas? Las pelotas de tenis son un elemento indispensable a la hora de practicar el deporte con el que comparten nombre: son pequeñas, de color chillón y están pensadas para aguantar todos los golpes de la raqueta. Los profesionales pueden hacer que se muevan a velocidades más allá de los 250km/h, pero, una vez termina su vida útil, ¿dónde se deben tirar las pelotas de tenis?

El deporte que ha llevado a la fama mundial a personalidades como Rafa Nadal o Roger Federer empezó a jugarse en el s.XIX, cuando los materiales que utilizamos hoy en día aún no se habían inventado. Entonces, las pelotas se fabricaban con cuero, paño, telas sobrantes o cabello de caballo, antes de empezar a emplear el caucho.

Las actuales, hechas con goma, fieltro y pegamento, se deben reciclar en el contenedor de restos, es decir, el de color gris.

Así se hacen las pelotas de tenis

La Federación Internacional de Tenis establece unos estándares que todas las pelotas de tenis deben cumplir: tamaño, materiales y color están regulados por este organismo.

El diámetro de este elemento debe oscilar entre 65 y 68 milímetros y su peso debe estar entre 56¡ y 59,4 gramos. Además, el color debe ser amarillo con rayas blancas. Los materiales empleados son el caucho o la goma, que se unen y se hinchan con aire presurizado de manera precisa, haciendo que las pelotas boten y sean resistentes al mismo tiempo.

Una vez llenas de aire, se recubre la goma o caucho con fieltro (hecho de nailon y lana) de color amarillo que se pega en toda la superficie. Para hacerlo, se emplean dos piezas cortadas con la forma característica de este objeto, que se adhieren después a la goma con una masa blanca que será, además, visible al finalizar la fabricación.

La evolución de las pelotas de tenis y pádel

Originalmente, eran de color blanco o negro, más difíciles de ver que las que se emplean actualmente. Por eso, en los años 70 del siglo pasado se introdujeron las pelotas de tenis amarillas, lo que ayudaba a hacerlas más fáciles de ver tanto para los deportistas como en las retransmisiones televisivas.

Además, después del tenis llegó el pádel, un deporte que también se practica con raqueta y en el que se emplean pelotas del mismo tipo.

La vida útil de las pelotas de tenis

Al comprar pelotas de tenis, las encontraremos envasadas en tubos de plástico sellados herméticamente con una presión de alrededor de 2 atmósferas que pretende hacer que lleguen en perfectas condiciones al momento de jugar con ellas. En general, estas pelotas duran unos 3 partidos antes de tener que desecharlas o, mejor aún, darles una segunda vida. En el mundo del tenis profesional, no obstante, se utilizan en un máximo de 9 juegos, ya que, a partir de entonces, empiezan a aparecer pequeñas deformaciones en su superficie.

El reciclaje de pelotas es relevante puesto que cada persona puede llegar a utilizar más de 200 al año. Por ejemplo, si juegas partidos de pádel o tenis 2 veces al mes, abrirás uno o dos botes de pelotas, cada uno de ellos conteniendo tres bolas. Si abres uno, utilizarás 36 pelotas. Si abres dos botes al mes, 72. Estos números se disparan si se trata de jugadores profesionales o muy habituales. Por lo tanto, ¿qué podemos hacer para reutilizar las pelotas usadas?

Podemos emplearlas para estabilizar las patas de las sillas o evitar que rocen el suelo, para hacer manualidades o para que nuestras mascotas jueguen con ellas. Gracias a estos segundos usos, podemos dar otra oportunidad a parte de los 300 millones de pelotas de tenis que se comercializan cada año antes de depositarlas en el contenedor gris.

Fuente: https://greenplanetdepi.wordpress.com/2014/10/06/reciclar-pelotas-padel-y-tenis/

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
¿Dónde tirar bolígrafos?
Leer más
¿Qué tipos de reciclaje existen?
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba