¿Cómo funciona la cadena del reciclaje?

cadena del reciclaje

Bajas de casa con las manos ocupadas, una bolsa llena de botellas de plástico y un puñado de cartones las ocupan. La bolsa, al contenedor amarillo. Los cartones, al azul. Tu trabajo está hecho, pero el viaje de esos residuos no ha hecho más que empezar.

La cadena de reciclaje está formada por cinco pasos principales:

  • Origen
  • Recuperación
  • Planta de transferencia
  • Planta de clasificación
  • Reciclador final

El primer paso de la cadena del reciclaje

El origen de los residuos se clasifica en dos grupos distintos: doméstico o comercial e industrial. Es el primer eslabón de la cadena del reciclado, donde se genera la basura.

El origen doméstico son los hogares particulares; el comercial, las tiendas, bares, restaurantes y comercios en general; y el industrial, las empresas e industrias. Los residuos que se generan en cada uno de estos lugares pueden ser separados para su reciclaje a través de los distintos contenedores de reciclaje.

En caso de las empresas, a través de la contratación de otras empresas encargadas de esta gestión de residuos. Cumplir con este paso es fundamental para no romper la cadena.

El camino de la basura

El segundo paso en la cadena de reciclaje es la recuperación de los residuos. Se trata de la recogida y transporte de la basura dentro de los contenedores correspondientes. Existen contenedores de metal, de plástico o hierro, de hasta 40 metros cúbicos, compactadores, destructoras y mucha maquinaria que participa en el proceso… ¡reciclar no es solo separar!

La planta de transferencia

Este eslabón no siempre está presente en la cadena. Se trata de una planta que hace acopio de residuos para reunir la mayor cantidad posible y aprovechar el transporte sin hacer viajes con poca cantidad de basura. Un ejemplo son las plantas de tratamiento de papel y cartón. Recogen todo el material de este tipo, lo prensan en grandes cubos y de ahí los llevan al siguiente destino. Esto ayuda a reducir los costes de transporte.

Siguiente paso: clasificar

Se trata de un elemento clave del proceso de reciclado. Es en este paso donde se separan y clasifican los residuos, de manera que todo queda unificado y reunido en grupos que pueden transportarse por separado. Así, se facilita y agiliza el trabajo de las plantas de tratamiento y reciclaje.

Finalmente: el tratamiento de residuos

La última etapa de esta carrera de fondo es el tratamiento de los residuos. Existen distintas plantas para tratar los residuos mediante técnicas diferentes. Pueden ser recicladoras (de papel y cartón, plástico, metales, madera, vidrio…), depósitos controlados (comúnmente conocidos como vertederos) o plantas de producción de energía (biomasa, biogás, incineradoras…).

Además de estas cinco etapas, los distintos materiales pueden pasar por procesos diferentes dependiendo de sus características.

Tras ser tratados, los objetos que empezaron como residuos vuelven a la vida… ¡convertidos en un nuevo objeto! Lo que empezó como un pequeño gesto de un ciudadano responsable que separó y depositó su basura de manera correcta acaba dando vida al planeta.

Se reduce el número de vertederos, se minimizan las emisiones de CO2, se ahorra agua y energía, y se crea empleo sostenible, entre otros beneficios.

Aquí puedes encontrar un vídeo interactivo que refleja el proceso de reciclaje de principio a fin.

Fuentes:

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
¿Reciclar no sirve para nada?
Leer más
Cómo se clasifican los residuos
Leer más
Los 10 mitos del reciclaje
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba