¿Conoces la Certificación Cradle to Cradle?

La Certificación Cradle to Cradle consiste en un sistema que fomenta la innovación en artículos sostenibles mediante una metodología en la que se tienen en cuenta factores de la salud material, la reutilización de los materiales o el uso de las energías renovables.

Ya no solo se tiene en cuenta de un artículo su apariencia o funcionalidad, además también se valora su impacto sobre el medioambiente, la salud y su poder de reutilización promoviendo la economía circular.

Existen cinco niveles: básico, bronce, plata, oro y platino. Su finalidad es que una empresa pueda mejorar su producto según pase el tiempo.

Evaluación de los artículos

Se tienen en cuenta algunos aspectos a la hora de la evaluación de los productos como:

  1. Salud material. Se controla que los componentes químicos que los productos contengan sean positivos y se alerta de eliminar o reemplazar cualquier componente que conlleve riesgos altos.
  1. Reutilización de materiales. Cuando el producto es recuperado después del uso que le haya querido dar el cliente, se deben identificar los materiales aptos para su reutilización. Los materiales se pueden reutilizar como materias primas en el proceso de producción y fabricación o como nutrientes de origen biológico.
  1. Utilización de energía renovable. Uno de los principios fundamentales de la certificación Cradle to Cradle es el uso de la energía solar, es decir, principalmente renovable. Es la opción de que las empresas que fabriquen productos y realicen actividades bajo esta certificación garanticen impactos positivos tanto a la salud como al entorno.
  1. Gestión del agua. Es importante que las organizaciones que siguen este camino utilicen el agua como un recurso valioso y de un modo responsable. Además, se tienen que encargar de que los vertidos de las industrias a los ríos sean lo más limpios posibles.
  1. Responsabilidad social. Finalmente, estas organizaciones deben demostrar valores y principios con las relaciones entre el personal laboral. Las empresas que quieren ser sostenibles y responsables de su cadena de suministros deberán cumplir dichos principios.

Existe un registro de productos Cradle to Cradle que orienta a las empresas a poner los niveles y puntuación de certificación adecuados a sus productos.

Ejemplos de productos Cradle to Cradle

A continuación, vamos a mostrar algunos ejemplos de artículos fabricados a partir de estas condiciones:

  1. Pilas reciclables e inteligentes. La marca Volta desarrolló una batería capaz de recargarse en un baño de sal y vinagre.
  2. Bolígrafos y alfombras.
  3. Zapatillas y sillas fabricadas a base de materiales reciclados. En el caso de las sillas, al final de su vida útil pueden separarse las piezas para lograr la separación de los materiales biodegradables de los que no lo son. Con esto, se cerraría el ciclo de vida útil de la silla y los materiales y se volvería a empezar.
  4. Pañales biodegradables.

En defintiiva, hoy en día estamos ante un paso más hacia la transparencia entre los fabricantes y los consumidores, donde estos últimos tienen la posibilidad de conocer todos los detalles sobre lo que compran y la sostenibilidad de aquellos productos que consumen.

Fuentes:

De la cuna a la cuna: C2C

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
Cómo reciclar la basura en el hogar
Leer más
¿Qué es la movilidad sostenible? 
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba