¿Aún no tienes en casa una bolsa de hielo reutilizable?

bolsa de hielo reutilizable

Las bolsas de hielo reutilizables son unas bolsas de tela impermeable, de aproximadamente entre 23 y 28 centímetros de diámetro. Se caracterizan por tener una tapa antiderrame y ergonómica para favorecer su apertura. Además, son adaptables a las diferentes partes del cuerpo y están fabricadas con materiales PVC. A continuación, vamos a contar más en detalle que ventajas puede aportar una bolsa de hielo reutilizable.

¿Cómo se utilizan?

Su principal utilidad es llenarlas de hielo cuantas veces se quiera y ponerlas sobre la piel en zonas con inflamación, dolor o hinchazón. Además, se pueden emplear en las terapias de calor, llenándolas de agua caliente o calentándolas en el microondas.

En ambos procedimientos es recomendable enrollar la bolsa sobre una toalla seca antes de ponerla sobre la piel para no quemarla y dañarla.

Sus principales usos

Las bolsas de hielo reutilizables se pueden emplear para distintos usos. A continuación, os explicamos los más frecuentes:

  1. Uso terapéutico: se aplica la bolsa sobre cualquier parte del cuerpo como mecanismo de alivio del dolor y cura. Algunas de las zonas del cuerpo donde se suele colocar son la espalda y las articulaciones.
  2. Uso en caliente: se aprovecha en tratamientos de termoterapia para relajar las zonas musculares cargadas después de hacer ejercicio o que tienen alguna lesión física. Como hemos mencionado en líneas atrás, se añade agua caliente o se introduce en el microondas y ¡lista para aplicarla sobre la piel!
  3. Uso en frío: es una técnica utilizada también para reducir dolores provocados por inflamaciones a causa de golpes o hinchazones. Se añade agua y se introduce en la nevera durante 30 minutos. Otra opción para ganar rapidez es introducir hielos. ¡Por supuesto, no olvides coger una toalla antes de colocarla sobre la piel!

Estas bolsas reutilizables están especialmente indicadas para atletas y usuarios que las utilicen constantemente. ¡Se ahorrarán dinero y ayudarán al medioambiente gracias a su reutilización!

Indicaciones de utilización

Son convenientes para aquellos tratamientos de dolores ocasionales tales como migrañas, cansancio, malas posiciones, golpes leves…

Están pensadas para el uso en niños ya que son seguras y en adultos es aconsejado para molestias musculares.

Recomendaciones de cuándo NO utilizar hielo

Son muchos los beneficios de utilizar hielo como la disminución de la hinchazón, el dolor y los calambres a nivel muscular, pero, hay que saber cómo ponerlo y en qué situaciones ya que un uso excesivo de este puede provocar congelación, daños perjudiciales para la piel o, incluso, aminorar la circulación.

A continuación vamos a hacer una lista de en qué ocasiones el hielo no se debe de aplicar sobre la piel:

  1. Inmediatamente después de terminar un ejercicio físico.
  2. Cuando el dolor está relacionado con un nervio o envuelve a uno.
  3. Si la zona de dolor se nota adormecida.
  4. Si la persona tiene tendencia a enfermedades vasculares.
  5. Si la piel en el área donde se va a aplicar se encuentra dañada por alguna herida, ampolla o quemadura.
  6. Si la persona tiene hipersensibilidad al frío y la reacción de su piel a causa de esto es la urticaria.

Es aconsejable además conocer el tiempo de aplicación del hielo sobre las zonas doloridas. Se estima que lo recomendado son de dos a tres veces al día entre 20 y 30 minutos por sesión.

Recomendaciones de cuándo NO usar calor

La aplicación de calor al igual que la de frío es recomendada debido a beneficios como la mejora del rendimiento de los tejidos y el alivio de los espasmos de la espalda o el cuello. Pero, como todo en exceso, aplicar calor de manera prolongada en el tiempo puede provocar quemaduras y enrojecimientos fuertes y graves en la piel.

¡Ten precaución! y observa las siguientes situaciones en las que no es recomendable su uso:

  1. Después del ejercicio físico.
  2. Si la temperatura corporal es alta debido a fatiga o fiebre.

Son muchos los beneficios de utilizar una bolsa de hielo reutilizable, hazte con una y dale uso tantas veces como lo necesites. Y una vez termine su vida útil, recuerda que deberás llevarla a un punto limpio. ¡Una vez más, lo agradecerás tú, tu bolsillo y el medioambiente!

Fuentes:

Ejemplo bolsa de hielo reutilizable

Bolsas compresas reutilizables

¿Aplicar hielo o calor tras el ejercicio físico?

Categorías
Volver a las noticias
Otras noticias relacionadas
Cómo reciclar la basura en el hogar
Leer más
¿Qué es la movilidad sostenible? 
Leer más

app de reciclaje

Me llamo A.I.R- e y soy el robot que puede ayudarte a resolver tus dudas sobre reciclaje de residuos.

¡Pregúntame!
Volver arriba